Notice: Undefined variable: slug in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/plugins/official-add-to-homescreen/includes/public.php on line 29

Strict Standards: Redefining already defined constructor for class OT_Admin in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/lambda/classes/class.admin.php on line 41

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/lambda/themeupdater/envato.php on line 206

Strict Standards: Declaration of lambda_description_walker::start_el() should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = NULL, $id = 0) in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-menuwalker.php on line 39

Strict Standards: Non-static method lambda_table_shortcode::init() should not be called statically in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-shortcodes.php on line 525

Strict Standards: Non-static method lambda_slider_shortcode::init() should not be called statically in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-slider-shortcodes.php on line 95
Cuidados Paliativos | Confidentiam
Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245
Go to Top

Cuidados Paliativos

Antecedentes

Los orígenes de los cuidados paliativos datan del origen ser humano. La expectativa de vida era otra, la muerte era algo natural. La familia brindaba al enfermo los cuidados necesarios durante últimos momentos de vida.

Los primeros establecimientos denominados hospicios vienen del siglo V (año 400) cuando aparece el hospicio en el puerto de Roma, posteriormente hacia el siglo VII aparecen los caballeros hospitalarios.

Durante la evolución de la humanidad, en la pintura y escultura se reflejan los cuidados paliativos. Medidas proporcionadas por la familia, conocimientos aprendidos de forma empírica y transmitidos de generación en generación.

Durante la segunda guerra mundial, los heridos en fase terminal fueron aislados, los centros hospitalarios se vieron rebasados, confinando a los pacientes terminales con el propósito de no revelar su futuro ni sus condiciones a otros soldados.

Hacia el año de 1967 Cicely Saunders (1918-2005) crea el movimiento “Hospices” y el primer Hospital para enfermedades incurables en Inglaterra. Actualmente existen cientos de estos en Gran Bretaña y se han instalado en más de 95 países.

Cicely Sanders

Estado Actual

México, nuestro querido México, país de gente noble, de costumbres y de necesidades. El incremento en el número de enfermos, el elevado costo de múltiples tratamientos han llevado a mantener una medicina de tipo curativo, en ocasiones de tipo preventivo, pero lamentablemente marginando a la medicina de tipo paliativo. Los programas de medicina paliativa se consideran de tipo académico y no son implementados en los programas de salud pública.

La mayoría de las personas con enfermedad en etapa terminal son dadas de “alta por máximo beneficio” dejando a la familia al volante de un auto aparentemente sin frenos, generando sensaciones de dolor y devastación.

Aún en las grandes urbes, los recursos son limitados y los centros hospitalarios escasos. Lo que orilla a la familia a usar métodos o tratamientos a su libre elección, sin orientación ni sostén para ellos.

Un nuevo horizonte

Los cuidados paliativos van más allá del curar. En ocasiones –y con justa razón- corren de forma paralela con clínicas del dolor. Sin embargo el decir: “van más allá” es por un motivo.

El incremento de casos con enfermedades malignas como benignas, el desarrollo de nuevos tratamientos, y el gran avance en materia de ciencia y tecnología, dan como resultado un aumento en el número de pacientes que requieren atención médica. Tal es el caso del creciente número de enfermos con insuficiencia renal.

Gracias a la hemodiálisis y a los trasplantes presentan una expectativa de vida mucho mayor. Sin embargo cuando una enfermedad es declarada, y después de agotar los medios convencionales y esfuerzos conocidos, se convierte en algo progresivo, mortal e incurable, y en base a estadística no tiene una supervivencia superior a los 6 meses de vida, se le llama etapa terminal. Es entonces que, profesionales de la salud y afines, otorgan a la persona los cuidados paliativos.

Los cuidados paliativos engloban la terapéutica de toda una gama de molestias o síntomas que aquejan al paciente terminal y su entorno. Fundamento básico, se considera al individuo un ser social, una parte física, psicológica y espiritual, son tres esferas que se colapsan a lo largo de una enfermedad en donde no hay tratamiento para recuperar la salud.

Los síntomas son cambiantes, su intensidad es variable de un momento a otro y de una persona a otra, no existe el manual perfecto ni las mismas dosis de medicamentos. La respuesta es tan individual como la persona misma.
Los niños por su parte requieren de un manejo especial, y los padres de nuestros niños terminales también.

manos

El caos que se genera entorno a la enfermedad terminal, en el enfermo y su familia, es nuestra misión. Regresar esta dinámica a la normalidad a lo largo de la enfermedad es un objetivo.

Para la familia lo que preocupa es el paciente, y para el paciente es motivo de angustia el futuro de la familia. Y solo a base de comunicación, se pueden romper los miedos y temores que se desarrollan a lo largo de la enfermedad.
Los obstáculos por franquear a lo largo del camino, el deterioro progresivo, la pérdida de autonomía, los problemas económicos, familiares, sucesorios y el miedo a lo desconocido son tan solo algunos de los puntos que preocupan y debilitan el cuerpo y la mente de la persona.

La familia por su parte se comporta como un sistema facilitador para el despegue, teniendo en cuenta que todos los elementos que la componen, desarrollan su propio dolor y sufrimiento, sentimientos no enfrentados para sobrevivir en el día a día a lo largo del proceso.

Es por eso que los cuidados paliativos hoy en día deben cambiar, se deben tener CUIDADOS INTEGRALES.

Debemos ver y actuar por el paciente y su entorno sin hacer de lado a quienes lo rodean, todos requieren de nuestra ayuda en alguna medida.

El cuerpo médico dedicado a los cuidados terminales debe obtener la mayor información en base a los antecedentes, situaciones similares en la familia, historia clínica, y sobre todo conocer a fondo al paciente, sus problemas y deseos, aspectos básicos para proporcionar los cuidados integrales del enfermo terminal.

Para fortuna de todos, hoy nos podemos anticipar a algunas de las complicaciones que se avecinan, de esta forma, las molestias asociadas a la enfermedad serán menos y de menor intensidad. Antelaciones que tendrán otra visión para los seres queridos y hacia la sociedad en general.

Como se podrán dar cuenta, los cuidados paliativos deben e irán cambiando, el horizonte de la medicina y de la tanatología señalará hacia los cuidados integrales.

En resumen, el tratamiento del dolor es importante, pero no lo es todo, tampoco lo es la fisioterapia ni la nutrición, el apoyo psicológico, tanatológico y consejería espiritual. El apoyo por cuidadoras es importante. Todo el soporte mencionado conlleva a los cuidados integrales del enfermo en fase terminal y de su entorno.

La posibilidad de crear Hospicios se vislumbra lejana, más no imposible. ¿Será tarea de todos o de algunos cuantos?, pregunta sin respuesta, sueño por realizar.

Terminamos el presente artículo con una gran frase del Dr. René García Félix, una misión cumplida para el beneplácito de muchos:

“La tanatología es el arte del bien morir, porque este trayecto se hace con la intuición, no con el intelecto”

(1)

  • fernando I. 8 octubre, 2013 - 18:11

    Triste pero cierto, tuvimos un caso en la familia.
    fue muy duro para todos
    Gracias

.