Go to Top

Los derechos del paciente terminal

Actualmente se realizan numerosas campañas para disminuir el número de casos de cáncer. Estos esfuerzos se encaminan a la detección oportuna y preventivos. Pese a los esfuerzos, cuando la enfermedad avanza y no hay opciones terapéuticas científicas conocidas, el que la presenta aclama por derechos, un código que en ocasiones no es escuchado por quienes  haciendo todo, dejan a un lado lo más importante: Los sentimientos del enfermo y su pensar…   en  una vida digna. A continuación presentamos las consideraciones a tomar  en cuenta a lo largo de una enfermedad terminal.

  1.  Tengo el derecho a ser tratado como un ser humano hasta que muera.
  2. Tengo el derecho de mantener un sentido de esperanza a pesar de que cambie el enfoque.
  3. Tengo el derecho a ser cuidado por aquellos que puedan mantener un sentido de esperanza a pesar de la repercusión que esto pueda tener.
  4.  Tengo el derecho de expresar mis sentimientos y emociones acerca de mi aproximación a la muerte.
  5. Tengo el derecho a participar en decisiones relacionadas con mis cuidados

derechos6.  Tengo el derecho de esperar recibir atención médica y de enfermería continua a pesar de que los objetivos de “curar” sean cambiados a objetivos de “comodidad”

7.    Tengo el derecho a no morir solo. Tengo el derecho a ser libre de dolor

8.    Tengo el derecho a que contesten mis preguntas honestamente.

9.     Tengo el derecho a no ser engañado.

10. Tengo el derecho a recibir apoyo de parte de mis familiares y apoyo para ellos en la aceptación de mi muerte.

11. Tengo el derecho a morir en paz y con dignidad

12.  Tengo el derecho de mantener mi individualidad y a no ser juzgado por mis decisiones que pueden ir en contra de las creencias de otros.

13   Tengo el derecho a discutir y alargar mis experiencias espirituales/religiosas sin importar lo que éstas signifiquen para los demás

14.     Tengo el derecho de esperar que la santidad del cuerpo humano sea respetada después de la muerte. Tengo el derecho a ser cuidado por personas bondadosas, sensibles, bien informadas que intentarán comprender mis necesidades y serán capaces de obtener alguna satisfacción en ayudarme a enfrentar la muerte.

 

.