Go to Top

Fisioterapia en la enfermedad avanzada

Tratamiento visto como irrelevante, menospreciado y  sin sentido. La fisioterapia es un componente importante en etapas avanzadas de la enfermedad.

A medida que avanza  la decadencia,  se presentan deterioros, hay un fallo progresivo en órganos y sistemas. La persona que lo padece y su entorno lo perciben como una debilidad. Estos cambios involucran:

  1. Pérdida de tono muscular y afección de articulaciones  (proceso de enfermedad y falta de actividad)
  2. Disminución de peristalsis
  3. Fallo circulatorio
  4. Pérdida de los sentidos.

PÉRDIDA DE TONO MUSCULAR. La deambulación se valora  cuando se ve afectada, en  personas con alteraciones de la salud, es un dato que causa depresión;  es el primer llamado a un estado quizá de incapacidad permanente.

La falta de actividad produce una disminución del tono muscular, por otro lado la reducción de masa muscular causada por un aumento en el catabolismo, y la disminución en el aporte de nutrientes, dan como resultado la disminución de la masa muscular.

La postración por su parte facilita el desarrollo  de úlceras por decúbito.

En articulaciones se desarrolla  rigidez e inflamación.

fisioterapia

La pérdida del tono muscular no sólo se presenta en extremidades, hay falla a nivel de músculos encargados de controlar los esfínteres y deglución entre otros. Este último produce acumulación de secreciones causando el llamado “estertor premortem”

DISMINUCIÓN DE PERISTALSIS. Tal como lo han publicado, la disminución del apetito a lo largo de la enfermedad mortal tiene múltiples causas. Hacia el final de la vida el paciente prácticamente deja de comer, el intestino pierde los movimientos normales, y quizá lo único que pida es agua en pequeñas cantidades de manera frecuente.

ALTERACIÓN DE LOS SENTIDOS. Dependiendo de la causa, la visión uno de los primeros sentidos  en fallar, se manifiesta por  una visión borrosa, por eso el paciente prefiere –y se debe respetar- el mantener una habitación bien iluminada (en caso de solicitarlo). El oído es el último de los sentidos que se pierde. Por lo que hay que ser  cautelosos de los comentarios que se hagan en torno al paciente: la enfermedad y su pronóstico.

FALLO CIRCULATORIO. Las causas son múltiples, dependiendo de la enfermedad, de las condiciones de cada persona y de la presencia de  enfermedades concomitantes. Generalmente la falta de movimiento, la disminución en el aporte de nutrientes, de oxígeno  a nivel celular y otros no menos importantes como las posiciones condicionan una “falla” circulatoria, mediante la fisioterapia (activa en mayor proporción) se mejora la circulación periférica.

Previa valoración del caso, detección de problemas asociados a la enfermedad, y control del dolor, la fisioterapia entra en marcha… ¿Cómo? Es deber del equipo médico y paramédico establecer una rutina de ejercicios que antes de beneficiar al paciente no produzcan mayor daño. Es por eso que se debe llevar a cabo por profesionales, con el conocimiento, la experiencia necesaria y por supuesto con los recursos tecnológicos  al alcance.

El (la) fisioterapeuta se convierte en un confidente del paciente y familia, por lo que los conocimientos en materia de acompañamiento, calidez y empatía son vitales.

Mediante acciones agradables para el paciente, la fisioterapia trata –y con frecuencia consigue- prolongar el estado físico y espiritual.

Se ha visto que en muchos casos que  las personas que requerían de muletas o de andaderas logran deambular por periodos significativos, los que mejora sustancialmente su estado anímico y aminora el sufrimiento de quienes lo rodean.

La fisioterapia en ocasiones alivia el dolor, mejora la circulación y ayuda a mejorar el drenaje linfático, reduciendo la inflamación y otras molestias asociadas.

tens

La intensidad física durante la  fisioterapia es variable, ya que las sensaciones del paciente en decadencia pueden verse alteradas.

La fisioterapia incluye los cambios de posiciones, lo que favorece la expulsión de moco y secreciones, dando mejoría en materia de ventilación.

A medida que progresa la enfermedad, o del diagnóstico basal, la fisioterapia puede ser activa, activa-asistida o pasiva. Esto lo determinara el experto en conjunto con el paciente.

Sea la terapia que sea, relajación progresiva, etc…  con o sin música, siempre hay posibilidades de ejercer una buena alternativa para mejorar las condiciones generales, de aumentar el sueño, de mejorar la expulsión de secreciones, de disminuir las molestias, y ¿por qué no? De brindar momentos placenteros hacia la recta final de la vida.

Eso es lo que buscamos, y a eso nos dedicamos.

.