Notice: Undefined variable: slug in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/plugins/official-add-to-homescreen/includes/public.php on line 29

Strict Standards: Redefining already defined constructor for class OT_Admin in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/lambda/classes/class.admin.php on line 41

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/lambda/themeupdater/envato.php on line 206

Strict Standards: Declaration of lambda_description_walker::start_el() should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = NULL, $id = 0) in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-menuwalker.php on line 39

Strict Standards: Non-static method lambda_table_shortcode::init() should not be called statically in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-shortcodes.php on line 525

Strict Standards: Non-static method lambda_slider_shortcode::init() should not be called statically in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-slider-shortcodes.php on line 95
Comunicando la noticia | Confidentiam
Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245

Deprecated: Function ereg_replace() is deprecated in /home/jbtripqema54/public_html/wp-content/themes/nebraska/functions/theme-custom-css.php on line 245
Go to Top

Comunicando la noticia

En días pasados nos solicitaron ayuda para comunicar el fallecimiento del abuelo a un pequeño de 6 años.

Esta noticia puede ser real, humano, pacificador hasta y cariñoso para un niño, o por el contrario, puede crear miedo y un rechazo hacia lo inevitable, todo depende del comunicador, es decir de lo que la muerte signifique  para nosotros.

La muerte de un cónyuge implica uno de los duelos más difíciles de tratar por numerosas razones. Primero porque si ocurre de manera repentina, o hay asuntos pendientes por resolver, el proceso será más doloroso, con mayor carga emocional  y se requiere de más tiempo para poner los sentimientos en su lugar.

Cuando usted se entera del fallecimiento de una persona no tan allegada a su núcleo,  el pasado, el presente y el futuro se marchan con la persona,  al paso de los meses seguramente  le eliminaremos de los contactos.  Seguiremos inmersos en nuestros planes de vida.

Cuando muere en cónyuge, se pierde únicamente el presente y el futuro, es decir, se vive del pasado, se le extraña inmensamente. Con frecuencia la parte que sobrevive suele tener expresiones como “yo también me quiero morir”, o cuestionarse: ¿qué será de la familia después? (no quiero un futuro sin pasado). Seguido e esta serie de pensamientos viene la dura tarea de notificar a los hijos la noticia…

Son incontables las situaciones en las cuales los adultos nos vemos en la necesidad de comunicar a un hijo con respecto al fallecimiento de un ser querido por el niño. Los consejos que presentamos a continuación son escenarios de la vida real, basados en literatura y en experiencias.

manos juntas

  1. LA RELACION. Un análisis breve de la situación, de la relación y lo que el difunto representa para el niño y para el comunicador.  Teniendo estas respuestas, podemos hacer una reflexión y tener un panorama de las posibles reacciones.
  2. EL DONDE. Se tiene que buscar el momento y el lugar adecuado, el niño se tiene que sentir querido y protegido durante ese momento. No se deben de tener distracciones durante la comunicación de la noticia (juguetes, video juegos etc…).
  3. EL CÓMO. La forma de iniciar el diálogo con el pequeño debe de atraer toda su atención, es decir, pueden iniciar con una frase que refleje lo que vendrá a continuación, como: “Ha ocurrido algo muy triste, y tiene que ver con alguien a quien quieres mucho”, esto sin lugar a duda, va a atraer la atención del niño.
  4. LA FORMA No se deben buscar sinónimos, es decir, no hay que tener miedo a la palabra muerte. Hacemos una pausa para aclarar las frases que se deben evitar y daremos una explicación del por qué:

• Se quedó dormido para siempre. A pesar de ser una frase piadosa, esto puede generar un temor en el niño a la hora de dormir, lo traducirá cómo “si duermo, muero”.

• Se fue a un largo viaje. Es una frase que es de uso común, sin embargo el niño no dejará de preguntar cuándo regresará, nunca podrá aterrizar la idea de un adiós definitivo.

• Se lo han llevado o Dios se lo llevó. En el primer caso, imaginen el temor que puede tener un niño si se llaga a perder en un futuro en un centro comercial, lo traducirá: “me pierdo, muero”

Es contrastante ver como en nuestro país exista gente católica, que inculca la religión en los suyos. Frase que  genera un rencor y un sin fin de dudas del por qué un Dios bueno se lleva al ser amado.

Otra posibilidad es dejar pasar el tiempo, en algunas dinámicas familiares (no óptimas), se prefiere no dar explicaciones a los niños, simplemente no se les dice nada, se piensa que con el tiempo se darán cuenta de las cosas, lo que no se sabe son los pensamientos, dudas y temores que se acumulan en la mente del niño.

¿Debemos de explicar el cómo sucedió? La respuesta es sí, obviamente en frases, y panoramas comprensibles para el niño.

Cuando la muerte es esperada se inicia hablando brevemente con el estado de salud deteriorado que se tenía. Si la muerte no es esperada, se puede iniciar como un accidente, sin dar detalles al mismo, aclarando, hacer hincapié en los esfuerzos del equipo de salud (si se tuvieron), de lo contrario se puede generar temor por el niño hacia hospitales y personal de salud.

¿POR QUÉ…?

Esta es una pregunta que sale de los niños (y ronda en la cabeza de los adultos). Los niños   son personas en formación, entienden y traducen, por lo que, las respuestas ante esta pregunta (lógica), debe de tener una respuesta que no genere más dudas.

Ante esta pregunta nos debemos de poner en igualdad, esto es: “Es la misma pregunta que nos hacemos todos hijo, juntos vamos ir resolviendo esta y muchas otras cosas más, lo que te puedo adelantar es: todos los seres vivos, las plantas, los animales y nosotros humanos morimos, no somos eternos, algún día DENTRO DE MUCHO, nuestro cuerpo va a detenerse y estaremos junto a (dar el nombre de la persona amada)”

En este momento es importante recalcar que el estado de salud del informante es bueno, y permanecerán juntos. Haciendo hincapié en que el niño no será abandonado ni estará solo.

Acto seguido se debe recalcar la posición de amor, de unión y de salud, el hecho de la muerte de un familiar no significa la muerte próxima de algún otro miembro querido por el niño.

Si esta postura ha dejado dudas en el niño o repite la mima pregunta planteamos otra posibilidad: “En la vida  hay cosas que nosotros los adultos, NI NADIE, podemos controlar, por ejemplo, yo no puedo evitar que cuando cambian las estaciones, un árbol pierda sus hojas, pero tampoco puedo controlar que en la primavera siguiente el mismo árbol se llene de flores, así es la vida hijo, somos hojas que después de tener una función, morimos, y en un futuro vendrán más hojas, mas flores, para formar parte del árbol llamado vida”.

 niño nieve

¿OCULTAR LA TRISTEZA?  NUNCA.  Expresar nuestras emociones sin que éstas generen temor en los niños es humano, posiblemente esto provoque que el menor también exprese sus sentimientos, su pensar y despeje sus dudas.

¿ACUDIR AL FUNERAL? En nuestro medio, y en nuestro miedo, los menores no son llevados a los funerales. Es comprensible y respetable,  tratamos de proteger a nuestros pequeños de situaciones reales cuando son tristes. Así pensamos y actuamos. Se prefiere mandar a los niños a otras casas con dinámicas cotidianas.

Respondiendo a la incógnita en forma directa, lo prudente es considerar al  niño y respetar sus deseos. Después de notificarle el cómo son los velorios, los asistentes y dar una breve descripción y motivo del estar reunidos, será el niño quien exprese sus deseos y necesidades. Aclaramos, en ocasiones los ataúdes suelen estar con la posibilidad de contemplar el cuerpo del difunto, y TODO esto debe de ser explicado al niño si tiene deseos de acudir. NO se trata de asustar o de influir en su decisión, es solamente una explicación para evitar situaciones que puedan crear angustia y temores a largo plazo.

El  menor debe de estar acompañado en todo momento por su adulto de confianza, debe de sentirse querido y protegido en una situación como esta.

APOYO FUERA DE CASA. En ocasiones nos encontramos tan afectados,  que solemos mandar a los niños a otras casas.  Por el sufrimiento experimentado, mandamos a los niños a la escuela para alejarlos de los días venideros y lo que esto representa.

Las maestras y compañeros de escuela en caso de ser notificados,  suelen ser una fuente de apoyo y resultar útiles en el proceso que el menor experimenta, es decir, toda la ayuda es bienvenida durante estos escenarios.

En resumen, después de comunicar la triste noticia a un menor, es sano preguntar: ¿Qué piensas de todo esto? Se van a maravillar con las respuestas de los niños…

CONFIDENTIAM SA DE CV

(2)

  • María Fernanda M. 19 noviembre, 2013 - 17:19

    Lo voy a imprimir.
    Gracias por compartir estos consejos

  • Confidentiam 19 noviembre, 2013 - 17:22

    Gracias por su comentario. Estamos a sus ordenes al telefono 12534803 de 8:30 a 18:00 horas
    Fuera de este horario a través del correo con gusto atenderemos sus comentarios
    Buen Martes

.