Go to Top

¿Ya respiras?

Si hay algo que recuerdo bien de mí en los primeros instantes después de la muerte de mi padre, es ese dolor opresivo en el pecho que dificultaba mi respiración.  No duró unos cuantos segundos, esos segundos se tornaron minutos, horas, días, meses.

Hoy, a 20 años de su muerte, aún hay instantes en los que me duele respirar al recordarlo. Lo bueno es que pasa; si atraviesas  por esto, algún día la respiración vuelve a la normalidad y el dolor es más llevadero y soportable.

respirar profundo

Esta experiencia me ayudo a conseguir mayor empatía con mis pacientes y amigos que experimentan una pérdida. En lugar de preguntar «¿cómo estás?», les pregunto si aún les duele el respirar, curiosamente nunca he tenido que dar explicaciones… el que lo vive, lo entiende. Quien ha experimentado  una pérdida cercana o una noticia devastadora sabe exactamente de lo que hablo.

Dra. Joanna D. Falcón

j.falcon@confidentiam.com.mx

informes@confidentiam.com.mx

.